Buscar este blog

estadistica

lunes, 3 de enero de 2011

Joe Bazooka



Paco, un amigo de mi barriada, al enterarse de mi afición por coleccionar cositas de mis tiempos, se apresuró en regalarme las cinco historietas de Joe Bazooka que vereis más abajo, también me ha cedido, porque no quiere desprenderse de él, el carnet de Joe Bazooka que consiguió enviando una serie de puntos que venían en las historietas de Joe, además del carnet le enviaron una insignia y una gorra.
Los más maduritos os acordareis del chicle, ese que era más duro que "toas" las cosas y que tenía un sabor peculiar a fresa que no se acababa nunca.


Estos eran los baratitos, creo que costaban a una peseta.

Estos eran más grandes, y la historieta más larga,el chicle se componía de tres círculos unidos y pegados entre sí.








Y estas son las historietas que ya os dije que me regaló mi amigo y vecino, Paco, el del carnet.
Muchas gracias, tío.

lunes, 15 de noviembre de 2010

La Voz de la Caleta-III

Aquí os dejo la tercera parte de esta entrega de boletines del centro de dia "La Caleta" de Cádiz, perteneciente al mes de mayo de 1998.







viernes, 12 de noviembre de 2010

La Voz de la Caleta-II

Este es el segundo boletín del año 1998, editado por el centro de Día "La Caleta", el perteneciente a los meses Marzo-Arbril.




Esta historia me recuerda a otra que nos cantó Antonio Martín con su comparsa "Las mare que me parió" en 2009, aquella que empieza diciendo "Papá dime porqué te llevas al abuelo..."






La de cosas que no sabía yo de las papas, tú... me he empapao de papas.


jueves, 11 de noviembre de 2010

La Voz de la Caleta

Rebuscando entre mis cosas, he encontrado una colección de boletines informativos elaborados por el Centro de Día de la 3ª edad, pertenecientes al año 1998 completo. Contienen articulos elaborados por nuestro mayores, puede que algunos de estos abuelos ya no se encuentren con nosotros, pero no puedo dejar pasar la ocasión de rendirles un sincero homenaje publicando sus mejores articulos en mi blog. Este primero corresponde a los meses Enero-Febrero del 98, y os lo dejo con sus mejores cositas, están firmados por sus autores.



Destaca la generosidad del centro pues ofrecían gratis a los amantes del carnaval, unos carteles del año 1936, solo había que ir a la redacción a pedirlos.
Si yo me hubiera enterado a tiempo...




viernes, 5 de noviembre de 2010

Los colaos del Carranza II

Siguiendo con el tema del post anterior, voy a enseñaros algunas cositas que guardo, éste fue mi carnet de socio de la temporada 81-82 y pa que veais que es verdad lo que os cuento, esta era otra de las picaresca de los chavales a la hora de buscar cuelo ó pagar menos.
Os cuento, si yo nací en el 65 y en ese carnét pone para niños menores de catorce años no cuadra, ¿no os parece? jejeje, sí, yo tenía 16 años entonces, pero en esa época el club no se preocupaba mucho en saber la verdadera edad de los socios.


Estas son algunas de las famosas entradas de las que hablo en el anterior post, las que eran pegadas para darle coba al portero, estas son de verdad, me las regaló un antiguo conserje del estadio, ya jubilado, cuando se enteró de mi pasión por estas cositas. Estas entradas fueron requisadas en su día por los porteros y guardadas por el conserje. Fijaros bien en está, pertenece a la VII edición del Trofeo Carranza de 1961, en el que partciparon los equipos, Barcelona (Campeón) Peñarol de Montevideo (Subcampeón) River Plate (3º puesto) y Atletico de Madrid (4º puesto, como nó) por algo nos llaman el Pupas. Si ampliais las entradas podreis observar mejor la unión de los dos pedazos.







Parte trasera de la entrada

jueves, 28 de octubre de 2010

Los colaos del Carranza

En el estadio Ramón de Carranza siempre ha existido la imagen del tipico colao, yo recuerdo que de chiquillo me colaba hasta en el autobus por la puerta de atras para ir al futbol, una vez en el estadio me iba a la caza y captura de un adulto que aceptara cogerme del hombro y colarme con el y su entrada en el futbol. Este truco siempre me dió bastante buen resultado hasta que empezaron a salirme los primeros pelillos donde os imaginais, jajaja, en el bigote malpensaos.
Luego ya más de mayorcito tuve que buscarme otros cuelos tales como la cuerda, las torretas de electricidad, las entradas pegadas, o la escalada libre.
La cuerda solía ser lanzada desde fuera a alguien que ya estaba dentro, que la amarraba para que empezaran a subir, primero los dueños de la cuerda y luego el que pueda, yo solía subir como un mono, que agilidad tenía, recuerdo haber subido muchisimas veces por fondo sur, tambien por la esquina de preferencia con fondo norte, que es la zona de la imagen, y por tribuna, esquina a fondo norte. En la zona que aparece la imagen, hubo un tiempo en el que se podían aparcar vehiculos y todos los domingos llegaba el popular Pepón, sí, nuestro Pepón el de carnaval con sus hijos y aparcaba su camión y venga se bajaban y por la cabina para preferencia ya que el techo de la cabina quedaba a una altura de preferencia al alcance del más bajito.
Por tribuna solíamos subir por las ventanas enrejadas a escala libre hasta arriba, pero eso sí, se necesitaba una mano amiga arriba para que te subiera a pulso, y el que era izado se quedaba para subir al siguiente y así sucesivamente, camaradería entre los gaditanos tiesos como la mojama. La unica vez que me cole de la torre de electricidad situada en tribuna lo pasé fatal, pues tenías que subir por la torre una altura de casi tres pisos y luego saltar unos dos o tres metros hacia el interior de tribuna. Esto sucedía cuando el estadio aun no disponía de visera.
En los trofeos Carranza soliamos pegar las entradas rotas que nos lanzaban desde arriba los que ya habían accedido al estadio y si conocía a algun portero por ser amigo de mi padre le daba en el barullo un paquete de tabacos vacío y pa dentro.
Las anecdotas más graciosas que conozco de los colaos del Carranza era la de aquel que se colaba todos los domingos con un bloque de hielo en el hombro, dandole buen resultado supongo que hasta que el Cádiz compró sus primeras neveras para la cantina, jejeje. Otro ingenioso fue aquel que se ponía un traje de chaqueta azul y se unía a la banda de música con un bombin de bicicleta simulando ser una flauta.
La verdad es que por el Carranza no hay sitio por el que no me haya colado, al igual que en el Teatro Falla y en la mayoría de los cines de Cádiz, pero esa ya es otra historia.